Museo de Bellas Artes de Sevilla

Tras la conquista de Sevilla en 1248, Fernando III cedió unos terrenos en donde San Pedro de Nolasco fundó el Convento de la Merced Calzada, lugar donde hoy es la Plaza del Museo.

En 1603 se llevaron a cabo los proyectos de transformación del arquitecto y escultor Juan de Oviedo y de la Bandera, y que fueron impulsados por Fray Alonso de Monroy, general de la Orden desde 1602, por lo que se inició el derribo del antiguo edificio mudéjar. Las obras duraron hasta 1612 en que se concluyó el templo, y medio siglo después el resto del edificio, materializándose así una de las mejores y bellas muestras de manierismo andaluz. Este edificio de dos plantas y articulado en torno a tres patios es el que hoy contemplamos.

En 1835 el gobierno liberal de Mendizábal, con las obras procedentes de conventos y monasteriosdesamortizados, funda por Real Decreto de 16 de Septiembre de 1835, el Museo de Bellas Artes de Sevilla como Museo de Pinturas. Desde entonces el edificio experimentó tres grandes intervenciones. Entre 1868 y 1898 se efectuó la restauración de arquerías y muros de la primera planta, así como solados de los claustros y alicatados con los azulejos procedentes de conventos desamortizados. Entre 1942 y 1945, tuvo lugar la apertura del patio de las Conchas en el espacio de la antigua sacristía y el traslado de la fachada principal del antiguo portal barroco de la calle Bailén. Por último entre 1985 y 1993, en varias fases se rehabilitó totalmente el edificio de acuerdo a las múltiples exigencias de la museografía moderna.

La exposición permanente que aloja en sus salas comienza exponiendo el inicio de la Escuela Sevillana en el siglo XV en pintura y escultura. Del siglo XVI expone obras de artistas sevillanos influidos por la estética renacentista procedente de Italia y Flandes, así como obras de artistas de la talla de El Greco, Goya o Lucas Cranach. La exposición mas fuerte correspondiente al siglo XVII cuando la Escuela Sevillana cuenta con Zurbarán, Murillo y Valdés Leal. El siglo XVIII fue de menor interés, pero se producen ciclos importantes de los que se exponen algunos ejemplos. Los siglos XIX y comienzo del XX, representados por una estética romantica, son reacios a innovaciones, predominan los temas castizos y populares mostrando interés por los paisajes.

El Museo de Bellas Artes de Sevilla, aun ser, exposición en buena medida de artistas locales correspondientes a la Escuela Sevillana, es la segunda pinacoteca en importancia del país tras El Prado de Madrid, lo que explica la fuerza con la que los artistas sevillanos irrumpieron en el mundo del arte exponiendo su calidad de forma universal. Solo hay que mentar sus nombres. Pero hay que airear un defecto, que solo dispone de una obra del genial Velázquez.

El Museo comprende 1.317 pinturas, 6 grabados, 310 esculturas, 632 dibujos, 118 piezas de cerámica. 198 muebles, 59 piezas de orfebrería, 51 armas, 10 obras textiles y 11 ejecutorias de hidalguía.

Ver Galería de imágenes

Saber mas

~

↑ arriba

edlo.es