La semilla de la vida

La vida en la tierra tal como la conocemos y vivimos depende de unas circunstancias biogeoquímicas favorables que se desarroyan dentro del ciclo del carbono, el nitrógeno y el fósforo (ver aquí). Animales y plantas, como resultado del habitat apropiado pertenecen en exclusiva al mundo orgánico basado en estos elementos. Fuera del ciclo del carbono no existe nada orgánico ni con vida. De ahí que incluso la alimentación de animales y plantas para su desarrollo tiene que estar compuesta de materia orgánica que tambien nos suministran otros elementos quimicos y necesarios metabolizados para su asimilación por el organismo. Quiere decir que los animales y las plantas se alimentan solo de animales y plantas, osea, materia orgánica. A este compuesto de circunstancias que posibilita la vida podemos identificarlas como una semilla. Estamos viviendo como resultado de la implantación de una semilla que ha proliferado y tras su desarrollo existimos.

LLegado aquí, ¿quien nos puede informar de que existen otros tipos de semillas?. En este mundo ha agarrado esta que vivimos. Lo mismos existen otras semillas que no encontraron un habitat favorable en este planeta y no han salido adelante, pero en otros mundos ha podido agarrar mientras que nuestra semilla no lo ha conseguido allí. Se puede considerar que las semillas no las distribuye nadie, simplemente este concepto de semilla es la denominación de un cúmulo de condiciones apropiadas que evoluciona en un lugar que lo permite. Entonces esas versiones de que gente de las estrellas plantaron esta semilla de vida en este lugar por ser favorable, no se sostiene. Porque al ser un lugar favorable la, semilla en alguna de sus combinaciones, actua sola, de todas las semillas posible saldría adelante la mas apropiada.

Si no comprendemos ni entendemos al universo, todo lo que digamos es... un cúmulo de observaciones y pareceres. Y es que hay cosas que los sabios no nos lo explican o no les dejan. La inmensidad del universo hace que importe menos la posibilidad de existencia paralela con otras civilizaciones estelares. No solo la poca probabilidad de coincidir en el tiempo tras 13.7 billones de años de la existencia del universo, sino que la lejanía se encarga de no interferirse unas con otras. Pero la verdad es... que existen vestigios que no asimilamos bien y protagonizamos a los forasteros estelares. Os dejo unas imágenes de un artículo que denominé 'Piedras'. Tambien es curioso en la Biblia el primer capítulo del 'Libro de Ezequiel', tan referido en tiempos atrás (años'7o), léelo aqui, es cortito. Y el sorprendente relato sobre Abimelec, amigo de Jeremias referido en un apócrifo al hacer un viaje en el tiempo.

~

↑ arriba

edlo.es