Quisiera me comprendan no mencionar nombres, sólo el lugar donde se producen los acontecimientos. El motivo es el posible descrédito que provoca cuando algo de esto se cuenta. Ocho personas hemos estado juntos observando el que avistamos. Lógicamente habrá quien piense en pajaritos sobre mi cabeza.

Yo vi un ovni

Nos encontramos en el año 1986, sábado 20 de septiembre. Acostumbrábamos a reunirnos con un matrimonio amigo, y nuestras hijas, en una casa de campo situada en una urbanización parcelaria a 24 km. de la ciudad de Sevilla, cuando alguien ve en el cielo, hacia el sur, una especie de globo, cilíndrico con los extremos curvos y en posición vertical. Una de las niñas entró en la casa y trajo unos prismáticos. Fuimos mirando uno a uno, y todos coincidíamos con lo que veíamos. Conforme mirábamos por los prismáticos íbamos relatando lo que observábamos.

De este cilindro vertical salían desde el mismo lugar. a ambos lados del objeto, una serie de puntitos que recorrían el cilindro de arriba a abajo y viceversa. Desde que nos dimos cuenta estuvimos avistándolo durante unos 10 minutos. El objeto estaba como fijo flotando en el cielo, sin moverse aparentemente, fue desapareciendo sin moverse de abajo hacia arriba hasta que dejó de verse.

Esto ocurría por la tarde durante el ocaso. Era ese momento en que el sol ya no alumbra el suelo pero sí las nubes. La Tierra fue interponiéndose ante el sol haciendo sombra al objeto hasta que dejó de verse aún sin ser de noche. De estar mas alto en el cielo hubiésemos disfrutado mas tiempo contemplando el fenómenos. Esto me hizo razonar de que tendría que ser grande. La parte que desaparecía se hacia transparente ocupando su espacio el azul del cielo. Como si de día viésemos media luna, la parte iluminada por el sol, la otra mitad no se ve, da la sensación de que no existe. Pero está ahí, al no estar iluminada esa zona por el sol lo que vemos es la densidad de la atmósfera de color cielo que existe entre nosotros y el astro.

Los medios de información justificaron el acontecimiento como un globo de medición lanzado desde Gibraltar que alcanzó las provincias de Cádiz y Sevilla. Lo que me da a entender que desde la provincia de Cádiz también se avistó. Se escucharon rumores de que estuvo expuesto durante 20 minutos, y nadie dijo que se desplazaba. Tampoco supe de nadie que lo viera venir o aparecer. Otras peronas también lo presenciaron desde puntos distintos de Sevilla, compañeros de trabajo y vecinos, y todos coincidieron en que lo presenciaron al sur describiendo el mismo tamaño. Mis amigos y yo estábamos 24km al norte de Sevilla, y un familiar de un compañero de trabajo se encontraba en la población de Dos Hermanas, varios Kms. al sur de Sevilla. Desde esta persona hasta donde me encontraba yo hay aproximadamente 40 kms, y junto la forma de como dejo de verse lentamente conforme dejaba de estar iluminado por el sol, es por lo que determino que tenía que ser muy grande.

Curiosamente existe dos bases norteamericanas en la zona, una aérea en Morón (Sevilla), ésta precisamente coincide en su posición o alrededores al sur según del lugar desde donde lo avistamos, y otra base naval mas al sur aún, en la costa, Rota (Cádiz). Pero cualquier relación es una suposición. Comprendan, base norteamericana... ovni... Siempre sospecharemos.

~

El ovni que no ví

El ovni que yo no ví tuvo lugar en el año 1974, en el segundo trimestre, no puedo precisar fecha concreta. Por entonces yo cumplía con los deberes de servir a la patria con lo que llamábamos "el servicio militar o la mili". Mis prestaciones militares las hice en la Base Aérea de Tablada en Sevilla, y mi destino fue la Policía Aérea Militar. Esta escuadrilla de servicio estaba dedicada exclusivamente a vigilancia y rendir honores. Teníamos que cumplir una guardia de 24 horas, 2 horas en cuerpo de guardia, 2 horas de puesto y 2 horas de descanso en la escuadrilla. Este ciclo lo realizábamos cuatro veces al día, total 24 horas.

El avistamiento lo disfrutaron mis compañeros que estaban de puesto. o sea, vigilando en los lugares concebidos. En ese momento yo me encontraba en las dos horas de descanso en la escuadrilla (edificio con camas y taquillas), y al cambiar de lugar ocupando el cuerpo de guardia situado junto la entrada a la base (lugar de retén previo a la guardia), nos enteramos por los compañeros a los que sustituimos para relevar la guardia, de los informes recibidos desde las distintas torres de vigilancia explicando lo que avistaron, y que fue remitido al oficial de guardia.

Todos coincidían en su descripción. Se trataba de un óvalo en posición horizontal. iluminado de color naranja y con luces que le rodeaba, sin precisar si formaban parte del objeto o eran acompañantes independientes. Su trayectoria fue Norte - Sur.. Suroeste. y su tamaño aproximado tal y como solemos ver la luna de noche normalmente. La hora del avistamiento no la puedo precisar, pero fue de madrugada. Cuando los compañeros de la guardia saliente (relevada) contaron a los que estábamos en el cuerpo de guardia (retén) lo visto, se formo un gran revuelo, ya que cada uno exponían sus matices personales de lo que presenciaron. De sus relatos sí fuimos participes. Los compañeros llegaban de lugares de servicios distintos y contaban lo mismo. No había duda de que un objeto naranja ovalado cruzó el cielo de Sevilla aquella noche.

Los comentarios se produjeron durante varios dias, y dejaron en el aire la posibilidad de que fuera redondo, ya que no pasó por la vertical de nuestras instalaciones sino a un costado. De ahí que pudiera aparentar ovalado debido al ángulo de visión. Fue una lástima, me lo perdí. No lo vi. Me hubiera sido muy gratificante, pero nos enteramos tarde. La prensa y medios informativos no resaltaron ni comentaron nada en los días sucesivos. No hicieron la mas mínima mención al respecto. Pero nadie podrá arrancarlo del recuerdo de los que lo avistaron.

~

Relato de un familiar

En el año 2000, un familiar muy allegado, TGS, experimentó el trance de una intervención quirúrgica. En concreto, un trasplante de riñón que tuvo éxito, con un periodo pos-operatorio de 11 días de ingreso en la unidad de trasplantados renales, situada entonces en la segunda planta del Hospital General, el cual forma parte del complejo hospitalario Virgen del Rocío de Sevilla.

Precisar la fecha cuando pasa cierto tiempo puede ser inseguro, y mas cuando todo es secundario debido a la preocupación que los familiares teníamos por el éxito de la intervención. Mas vale situar el acontecimiento con un margen de error, el mas pequeño posible. El ingreso hospitalario tuvo lugar del 7 al 18 o 19 de marzo del año 2000, y el día concreto tuvo que estar comprendido del día 10 al 16 según las circunstancia que he analizado.

Cuenta el relato que desde la cama miraba a la ventana, era de madrugada, y el paisaje lo componía la avenida de Manuel Siurot iluminada, los edificios del otro lado de la calle, y de la parte trasera de los edificios que están en la avenida de la Palmera, paralela a Manuel Siurot. En primerísimo plano aparece la cúpula de la iglesia de Corpus Christi que ocupa parte del cielo del horizonte. Tras esta cúpula dejo de verse un objeto que apareció desde la izquierda de la ventana, cruzó el cielo hacia la derecha alejándose a su vez hasta ser tapada su visión por la cúpula (trayectoria este-oeste). La trayectoria no era una línea recta o curvada a seguir. Se paro, bajó un poco en vertical, volvió a avanzar, nuevamente se paró, subió en vertical, avanzo otra vez y repitió hasta que se perdió. Su imagen era parecida a la luna, mas pequeño y ovalado, de luz blanca.

Quien lo contempló según me contó, no tenia muy claro contarlo a los familiares durante la visita, ya que temía de que le respondiéramos que eran efectos secundarios de cualquier medicamento. Pero la fase pos-operatoria mas delicada ya pasó y el riñón echó a andar. Compartíamos su felicidad y su relato me merece totalmente su credibilidad.

~

↑ arriba

edlo.es