La Fama

En la Real Fábrica de Tabacos trabajaban mujeres sobre todo, la mayoría de Triana y conocida fue “Carmen” de Mérimée.

Estas trabajadoras tienen protagonismo en esta leyenda puesto que eran el detonante. Según cuentan, cuando las cigarreras entraban en la Fábrica, ya fueran solas o en pequeños grupos, había ocasiones en que la escultura la 'Fama' que figura arriba en la puerta principal en la calle San Fernando, hacía sonar la trompeta que portaba. Nadie sabía la razón por la que unas veces se producía este fenómeno y otras no. No importaba que el grupo fuera grande o pequeño o que fueran cigarreras solitarias las que pasaran, el caso es que el instrumento sólo sonaba de forma aparentemente aleatoria y nadie supo el motivo.

De esta leyenda nace a su vez otra que aclara el enigma. Al parecer, en los años 70-80 del siglo pasado, un hombre llevaba largo rato mirando fijamente la figura de la 'Fama'. Se le acercó un viejo bedel de la Universidad y le preguntó el motivo de tanta atención a lo que contestó:

- 'Estoy esperando que suene la trompeta', mientras los estudiantes de ambos sexos pasaban continuamente a su lado.
- 'Ja, ja, ja, se morirá esperando', respondió el bedel.
- '¿Por qué?. Yo conozco la leyenda porque me la transmitieron mis padres, y a ellos, mis abuelos, y así durante generaciones', afirmo el bedel. 'La trompeta suena por un motivo, sólo por uno y por ningún otro. la estatua observa a cada mujer que pasa bajo la puerta del Rectorado y cada vez que pasa una mujer virgen hace sonar la trompeta de alegría, y, amigo, le aseguro que hace trescientos años que no suena...'.


Además del aire machista, comentar que... algún sentido tendría el hecho de que se originara esta historia. Lo verosímil es que un sonido se producía y se asemejaba o era procedente de una trompeta. A partir de aquí podrían extenderse diferentes opiniones hasta desembocar en una general que tomó fuerza y perduró como historia en el tiempo.

~

↑ arriba

edlo.es