A lo largo de la historia de España como la de cualquier pais, se han producido invasiones de pueblos extranjeros para sabotear o establecerse imponiendo su poder sometiendo a los autóctonos. Lo que no es normal es que sin problemas de deserción o acaparamiento de nuevos territorios, un pueblo se invada a sí mismo por imponer un sistema de gobierno distinto provocando una guerra civil entre hermanos. El lema conocido más utilizado, 'Salvar España'.

La constitución de la república dejando atrás el totalitarismo heredado de los reinados anteriores desembocó en una democracia como sistema de gobierno. La Primera República Española fue el régimen político vigente en España desde su proclamación por las Cortes, el 11 de febrero de 1873, hasta el 29 de diciembre de 1874, cuando el pronunciamiento del general Martínez Campos dio comienzo a la restauración de la monarquía borbónica con el reinado de Alfonso XII seguido del reinado de Alfonso XIII hasta 1931 en que se instauró la segunda república.

Tras el período del Gobierno Provisional (abril-diciembre de 1931), durante el cual se aprobó la Constitución de 1931 iniciándose las primeras reformas. La historia de la Segunda República Española se resume al periodo 1931-1936. Se distingue un primer bienio (1931-1933) durante el cual la coalición republicano-socialista presidida por Manuel Azaña llevó a cabo diversas reformas de modernización del país. Un segundo bienio (1933-1935), llamado por las izquierdas 'bienio negro', durante el cual gobernó el Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, apoyado en el parlamento por la derecha católica de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), que pretendió corregir las reformas del primer bienio produciéndose el acontecimiento más grave del período: la insurrección anarquista y socialista conocida como Revolución de 1934, que en Asturias se convirtió en una auténtica revolución social sofocada con la intervención del ejército. En las elecciones generales de 1936 triunfó la coalición de izquierdas conocida con el nombre de Frente Popular y sólo pudo gobernar en paz durante cinco meses a causa del golpe de Estado del 17 y 18 de julio promovido por una parte del ejército que desembocó en la Guerra Civil Española estableciendo el 'régimen franquista' que se mantuvo durante 40 años (1939-1975). Franco murió tras tres mese de enfermedad el 20 de Noviembre de 1975.

A raíz de esta fecha se inicia el denominado Consejo de Regencia, que asumió de forma transitoria, las funciones de la jefatura del Estado hasta el 22 de noviembre, fecha en la que fue proclamado rey Juan Carlos I de Borbón ante las Cortes y el Consejo del Reino, designado por Franco seis años antes como su sucesor 'a título de rey'.

El rey confirmó en su puesto al presidente del Gobierno del régimen franquista, Carlos Arias Navarro. Pero el distanciamiento cada vez mayor entre Arias Navarro y Juan Carlos I para llevar a cabo las reformas políticas, el rey exigió la dimisión de Arias Navarro el 1 de Julio de 1976 y este se la presentó. Le sustituyó Adolfo Suárez, quien se encargaría de instaurar un régimen democrático en España junto con los principales líderes de los diferentes partidos políticos de la oposición democrática y fuerzas sociales, más o menos legales o toleradas.

Se elaboró una nueva Ley Fundamental, la octava,' la Ley para la Reforma Política', que finalmente fue aprobada por las Cortes franquistas y sometida a referéndum el día 15 de diciembre de 1976. Como consecuencia de su aprobación por el pueblo español, esta ley se promulgó el 4 de enero de 1977. Esta norma contenía la derogación tácita del sistema político franquista en solo cinco artículos y una convocatoria de elecciones democráticas.

Las elecciones se celebraron finalmente el día 15 de junio de 1977. Eran las primeras desde la Guerra Civil. La coalición Unión de Centro Democrático (UCD), liderada por Adolfo Suárez, resultó la candidatura más votada aunque no alcanzó la mayoría absoluta y fue la encargada de formar gobierno. A partir de ese momento comenzó el proceso de construcción de la democracia en España y de la redacción de una nueva constitución. El 6 de diciembre de 1978 se ratificó en referéndum la Constitución española con el 87,78 por cien de votos favorables, que representaban el 58,97 por cien del censo electoral, entrando en vigor el 29 de diciembre.

Era tan fuerte el deseo de vivir en democracia que el pueblo no reparó en que la aceptación de la Constitución conllevaba la aceptación de la monarquía, y los políticos lo mantuvieron callado manteniendo la trampa. Esto dió lugar a que nunca se pudo elegir entre monarquía o república.

~

arriba

edlo.es