Invasión francesa

La Invasión francesa protagonizada por Napoleón I Bonaparte (Ajaccio, 15 de agosto de 1769-Santa Elena, 5 de mayo de 1821) en la expansión de su imperio, motivó la Guerra de la Independencia Española. Fue un enfrentamiento militar entre España y el Primer Imperio Francés, provocado por la pretensión de Napoleón de instalar en el trono español a su hermano José Bonaparte, tras las abdicaciones de Bayona. Forma parte de las Guerras Napoleónicas.

España estaba gobernada por Carlos IV que se desentendía de los asuntos exteriores, así que hizo cargo a un ministro, Manuel Godoy, que se alió con Francia y declaró la guerra al imperio británico. Más tarde firmó el tratado de Fontainebleau, (1807) que permitía a las tropas Francesas entrar en la península con la intención de atacar a Portugal, aliado de los británicos, esto fue un engaño, y Francia invadió España, arrasando cosechas, destrozando monumentos, etc.

El asalto a España deriva de una serie de consideraciones entre las que se encuentran mezclados la debilidad militar del estado vecino, la complacencia de los soberanos españoles, la presión de los fabricantes franceses, la necesidad de arrojar a los ingleses fuera de Portugal, la enemistad del Emperador hacia la dinastía de los Borbones, los imperativos de una estrategia política para el conjunto del Mediterráneo.

Durante el ataque conjunto franco-español a Portugal, España fue invadida de forma siligosa aprovechando el paso por el territorio español para emprender una ocupación en contraste con lo acordado. Una vez que las fuerzas napoleónicas alcanzaron sus objetivos en Portugal se volvieron contra sus aliados y ocuparon territorios en España, culminando con las abdicaciones de Bayona (Carlos IV y su hijo Fernando VII, proclamado rey, huyeron a Bayona a abdicar el trono ante Napoleón, que colocó a su hermano, José I) y desatando el levantamiento de los españoles del 2 de mayo, así como la llamada Guerra de la Independencia Española.

Bajo los términos del Tratado de Fontainebleau firmado secretamente entre Francia y España e 27 octubre de 1807, las tropas francesas bajo el mando del general Jean-Andoche Junot tendrían acceso al territorio español para proceder con la invasión conjunta de Portugal. El tratado también establecía la división del territorio portugués en tres entidades: el norte sería entregado al antiguo rey de Etruria con el nombre de «Reino de Lusitania Septentrional», el sur sería entregado al primer ministro español Godoy, con el nombre de «Principado de los Algarves» . El resto de los territorios quedarían bajo control de los franceses. Pero el cumplimiento del acuerdo no se encontraba en los planes de Napoleón.

El 2 de Mayo de 1808 comenzaron las revueltas contra las tropas francesas, y las guerrillas empezaron a luchar con el apoyo del imperio británico y Portugal

El 17 de noviembre las tropas franco-españolas al mando de Junot entraron en Portugal con destino a Lisboa sin encontrar resistencia. Pronto se sospechó de la persistente presencia francesas en España, ademas el hecho de que ocuparon ciudades que no se encontraban de camino a Portugal. El 22 de diciembre otro ejército francés liderado por Dupont con 22.000 efectivos de infantería y 3.500 de caballería entró en España sin aprobación de la Corte española; y el 9 de enero, cruzó la frontera franco-española otro ejército al mando de Moncey con 25.000 efectivos de infantería y 2.700 de caballería. Diciembre 1808 - abril 1812 Napoleón interviene directamente al mando de un ejército de 250.000 hombres (Grande Armée).

Después de la entrada del emperador en Madrid 1809), la Junta Central (al cargo del gobierno de la España no ocupada) abandona la Meseta para refugiarse, primero en Sevilla, y luego en Cádiz, la cual resiste a un largo y brutal asedio. Desde ahí, la Junta Central asiste indefensa a la capitulación de Andalucía. Napoleón se disponía a partir en persecución del cuerpo expedicionario británico de Moore, cuando tuvo que salir hacia Francia con urgencia porque el Imperio Austríaco le había declarado la guerra (6 de enero de 1809).

Una vez Napoleón fuera de España, los aliados lanzaron un gran contra ataque, obligando al rey José I a huir de Madrid. El ejército francés fue retirándose y perdiendo territorio, pues esta vez, Napoleón se encontraba embarcado en Rusia, donde estaban sus mejores fuerzas. Los franceses abandonaron casi todas sus plazas, y tras las derrotas de V ictoria y los Arapiles, los aliados cruzaron los Pirineos. La guerra prosiguió en Francia, donde finalmente, Napoleón pidió la paz. Las tropas aliadas habían entrado hasta Burdeos, y posiblemente, de no haber sido frenadas, hubieran entrado en Paris antes que los austríacos, prusianos y rusos.

Se derrotó a Francia en Bailén, una victoria que hizo a Napoleón trasladarse a España para dirigir sus tropas, ya que esta era su primera derrota terrestre. Las derrotas francesas continuaron, y en 1814 se retiraron. Fernando, se estableció como rey, siendo Fernando VII, el pueblo lo recibió con alegría que se fue convirtiendo en antipatía con los años y con abundantes pronunciamientos que hicieron de España un país muy inestable.

El fenómeno de la guerra de «guerrillas» o la petite guerre

Sin un ejército digno con el que combatir a los franceses, los españoles manejan un sistema nuevo para luchar, la guerra de guerrillas, como único modo de desgastar y estorbar el esfuerzo de guerra francés. Se trata de lo que hoy se denomina guerra asimétrica, en la cual grupos de poca gente, conocedores del terreno que pisan, hostigan con rápidos golpes de mano a las tropas enemigas, para disolverse inmediatamente y desaparecer en los montes. Este sistema de combate se enomina como nuevo el elmundo, pero ya fue utilizado por los vascones contra otro emperador francés, Carlo Magno (Roncesvalles 778), y que tambien ue expulsado de España. Como consecuencia de estas tácticas, el dominio francés no pasa de las ciudades, quedando el campo bajo el control de las partidas guerrilleras.

~

arriba

edlo.es